Esta publicación se publicó originalmente en este sitio

Es Noticia

Ciencia

Mi cuenta

| Registro

Menú

CienciaEl ser humano es el único gran simio que tiene barbaEl ser humano es el único gran simio que tiene barba

Investigadores han propuesto que surgió a lo largo de la evolución para amortiguar los golpes dirigidos a la cara

Madrid Actualizado:24/05/2020 02:58h Guardar

¿Por qué el humano es el único gran simio que tiene barba? Charles Darwin propuso que podría ser un ornamento apreciado por el sexo opuesto, puesto que parecía carecer de ninguna función o explicación. Sin embargo, un estudio publicado ahora en « Integrative Organismal Biology» ha sugerido la posibilidad de que la barba sea un auténtico escudo anti-puñetazos.

Los investigadores Ethan Beseris, Steven Naleway y David Carrier llegaron a estas conclusiones después e hacer pruebas con unos sujetos de laboratorio que no se quejaron por recibir golpes: una abultada colección de calaveras de resina cubiertas por piel de oveja. Un peso suspendido desde una altura hizo las veces de incansable púgil.

«Descubrimos que las muestras completamente recubiertas de pelo fueron capaces de absorber más energías (un 37% más) que las depiladas y esquiladas», han escrito los autores del trabajo. El pelo, por tanto, resultó tener capacidad de amortiguar parte de la energía de los golpes sin transmitirla a la calavera de debajo.

Una barba escogida por la selección natural

Según han propuesto los investigadores, el pelo redistribuye parte de la energía y probablemente atenúa el riesgo de una fractura de mandíbula o incluso de daños cerebrales, que son posibles cuando la energía del golpe desplaza rápidamente la cabeza.

Por ello, han planteado la hipótesis de que la selección natural, a través de la cual tienden a predominar los rasgos que resultan más ventajosos, llevó a promover el desarrollo de la barba. De la misma forma, antes ya se ha sugerido que los leones machos tienen melena porque ésta reduce la amenaza de los mordiscos a la mandíbula y al cuello.

Una historia de mamporros

Este peculiar estudio es fruto de un programa en el que los científicos Michael Morgan y David Carrier estudian la evolución de la lucha en humanos. En 2013, propusieron que la mano humana adquirió su forma en parte para mejorar su rendimiento como arma, y el año siguiente propusieron que la estructura de la cara había evolucionado también para hacer frente a fuertes impactos.

¿Por qué tanta acción? Los investigadores están convencidos de que la violencia intraespecífica (o sea, entre humanos) tuvo un importante papel a la hora de darle forma a nuestra biología, especialmente entre los machos.

De hecho, otro estudio del que hablamos en ABC y también realizado por estos investigadores propuso que la violencia intraespecífica masculina es la que explica que la parte superior del cuerpo del hombre tenga un 75% más de masa muscular y un 90% más de fuerza que el femenino, por término medio. Eso quizás podría explicar si la tendencia a golpear a un rival tiene una base biológica o no.

¡Hola, !

Queremos conocerte para poder ofrecerte los contenidos según tus preferencias ¿Podrías respondernos unas breves preguntas?

No te llevará más de un minuto.
¡Gracias por adelantado!

AceptarAhora no

Por favor ¿Nos puedes facilitar tu fecha de nacimiento y genero?

Omitir este paso

Por favor, marca uno o varios temas que sean de tu interés.

Omitir este paso

Copyright © DIARIO ABC, S.L.

Enlaces Vocento