Esta publicación se publicó originalmente en este sitio

Las cifras engordan día a día, pero hasta el momento son más de 80.000 los asalariados vascos afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Decenas de miles de trabajadores que se hacen infinidad de preguntas sobre los derechos que le asisten en su nueva situación de paro. Por ejemplo, aquellas relacionadas con sus vacaciones.

Una de ellas es qué pasa con los días de descanso que quizá no puedan ser consumidos en su totalidad antes de que finalice el año. Porque en principio los ERTE que se tramitan estos días -la mayoría por fuerza mayor- tienen fecha de caducidad, la del día en que finalice el estado de alarma. En principio, el 11 de abril. «Estamos aún en el mes de marzo, así que no resulta previsible que esta situación se prolongue hasta concluido el año natural (31 de diciembre) por lo que necesariamente las vacaciones podrán ser disfrutadas por el trabajador antes de que el año acabe», sostiene Olga Rodríguez Marcos, directora de Iuris Estudio Jurídico.

Sin embargo, hay pocas dudas de cómo será el paisaje después de la batalla. «La economía va a estar tocada durante una temporada, y las empresas van a tener que hacer otras regulaciones de empleo. Ahí vamos a tener que hablar de vacaciones, calendarios, de respetar lo que teníamos pactado, cómo coger las vacaciones, etc.», expone Jesús Ignacio Orbea, responsable del área laboral de Estudio Jurídico.

La empresa puede restar días de vacaciones

Orbea aclara que en caso de aplicar un ERTE, la empresa tiene derecho a restar días de los que por convenio o pacto con la dirección le corresponden al trabajador. Normalmente son 20-22 días laborales y 30-32 naturales. «Luego cada empresa hará de su capa un sayo. Pero con la ley en la mano, si estás un mes en desempleo te pueden quitar 2,5 días de vacaciones», advierte.

En todo caso y como recuerda María García, de Barrilero Asociados, las vacaciones ya generadas «deben disfrutarse dentro del año natural». Eso quiere decir que, si un trabajador acaba el año inmerso en un ERTE y aún le quedan días por disfrutar, la empresa «debería de dejar de aplicar el expediente durante ese periodo vacacional».

«La empresa que presenta un ERTE tiene que presentar un calendario para explicar qué tiempo vas a trabajar y qué tiempo no. Y es obligatorio respetar las vacaciones pactadas con los trabajadores. Luego tendrás que encajar el número de días. Igual en vez de 30 son 27, pero esos días el trabajador no puede estar en un ERTE, en el paro. Tiene que cobrar y cotizar íntegramente», añade Orbea.

ERTE: cómo calcular la base de cotización para saber cuánto y cuándo se cobra
Guía para tramitar un ERTE por fuerza mayor